El párroco de Santa María y San Bartolomé de Baena, Juan Laguna, ha dicho que  centrándose en los consejos episcopales para vivir la cuaresma en la Diócesis no se podría  tocar el tambor: “Los viernes de cuaresma no hay que comer carne y debemos recordarlo todos los años aunque sea obvia y no veo mal que las autoridades municipales lo recordaran, como otros años dictan un Bando con normas y horarios para estas fechas, porque las palabras se las lleva el viento”, aseguró.
Aconsejó a los cofrades prudencia y “que disfruten de la misa miserere” de los viernes de cuaresma en San Francisco, pues no es lo mismo visitar a Jesús estas fechas que en otras del año.
Misa miserere con saeta, redoble, aforo limitado, y con la “imagen sugerente y sugestiva, de particular recogimiento y devoción” del Nazareno.