Una misa ordinaria sirvió para, en plena pandemia, celebrar el Día de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús del Huerto y San Diego de Baena, en su decimo segunda edición. Buscando retomar una tradición de la entidad que incluía la misa por los difuntos.
Lejos de la primera idea de hacerla en San Bartolomé con las imágenes de Jesús del Huerto y de San Diego en ese altar trasladadas desde San Francisco, algo que no ocurrió finalmente en contra del criterio del consiliario Juan Laguna y por acuerdo unánime de una reunión de junta de gobierno de forma telemática, “para evitar aglomeraciones porque era una locura”, dijo José Vico, hermano mayor, quien descartó que haya un traslado oficial y definitivo de las imágenes de la cofradía como se había comentado.