La consejera informa en el Parlamento sobre el proyecto de presupuestos de 2023 que saldan reivindicaciones históricas como la equiparación salarial del profesorado, de los Educadores Sociales y el aumento de las horas de los monitores escolares

La titular de Desarrollo Educativo y Formación Profesional ha destacado el crecimiento de la partida de Educación Especial, hasta casi los 500 millones de euros, un 44% más que en 2018

La Consejería de Desarrollo Educativo y Formación Profesional destinará este año una partida de 5.746 millones de euros a gastos de personal, lo que significa que habrá un aumento de 295,5 millones respecto a 2022. La consejera ha destacado que este incremento ha permitido “saldar reivindicaciones históricas” como la equiparación salarial de los docentes, el aumento de horas de los monitores escolares o la equiparación del complemento específico de los Educadores Sociales con plaza en la Consejería. Además, ha asegurado Del Pozo en su comparecencia en la Comisión de Educación, que se va reforzar la plantilla con la incorporación este curso de casi 5.000 docentes en el sistema educativo andaluz.
Igualmente, la consejera, ha destacado que otra de las prioridades de estas cuentas es la mejora de la atención al alumnado más vulnerable. En concreto, el presupuesto destinado a la Educación Especial crece un 8%, hasta alcanzar los 498 millones, la mayor partida de la historia, que supone un 44% de incremento respecto a 2018, lo que permitirá, entre otras medidas, la incorporación de 100 Profesionales Técnicos de Integración Social (PTIS) al sistema educativo.
Los presupuestos de 2023 recogen la segunda fase del acuerdo para avanzar en la equiparación salarial de los docentes andaluces con la media nacional, alcanzado por unanimidad en las mesas sectoriales. Con ello, ha afirmado la consejera, “el Gobierno andaluz da cumplimiento tanto en la cuantía como en los tiempos de los acuerdos alcanzados en las mesas sindicales, y que también benefician al profesorado de la red concertada”.  
Respecto al personal no docente, en los presupuestos se incluye la dotación para aplicar la jornada completa a otros 200 monitores escolares (un 34%). De esta forma, según ha informado la consejera, 1.283 monitores tendrán jornada completa a 35 horas, un 76,7% del total de la plantilla, integrado por 1.672 puestos. Así, continúan los avances iniciados en 2019 para la mejora de las condiciones de estabilidad laboral de este colectivo que realiza tareas de apoyo en los centros docentes públicos y que contribuyen a la calidad del sistema educativo. Cabe recordar que, en primer lugar, dejaron de ser despedidos, como ocurría hasta 2018, en los meses de verano; en segundo lugar, se estableció un mínimo de 20 horas de contrato para todo el colectivo además de iniciar un aumento progresivo a 35 horas.
También se ha mejorado las condiciones laborales de los Educadores Sociales que están incluidos en la RTP de la Consejería, con la equiparación del complemento específico con otros departamentos del Gobierno andaluz.
Durante su intervención, la consejera ha informado de que las principales líneas estratégicas de los presupuestos 2023 son mejorar los resultados académicos, impulsar las políticas de atención a la diversidad e inclusión educativa y una fuerte apuesta por la Formación Profesional con el objetivo de alcanzar una educación de calidad que garantice la igualdad de oportunidades sin dejar a ningún alumno atrás.  
Para acometer estos objetivos, los presupuestos de la Consejería de Desarrollo Educativo y Formación Profesional para el año 2023 ascienden a 8.514 millones de euros, un 15,4% más que en 2022 y un 34% más que en 2018, es decir “la inversión en educación ha crecido más de un tercio en tan solo cuatro años”. Estas cuentas, ha asegurado Del Pozo, son los presupuestos de los docentes, que verán mejoradas sus condiciones y dejarán de ser discriminados con el resto de las comunidades; de las familias, que dispondrán de más servicios, más comedores, más becas y más bonificaciones, y de los jóvenes que tendrán una mejor capacitación y mejores oportunidades de empleo en el ámbito de la FP.
Sobre el apoyo a las familias, los presupuestos recogen medidas que son fundamentales para garantizar la calidad, el acceso, la conciliación, y, en general, la mejor atención educativa de todo el alumnado andaluz. De esta manera, la inversión global en los servicios complementarios, el programa de gratuidad de los libros o las bonificaciones a las familias para el 0-3 supera los 800 millones.
En lo que respecta a la Formación Profesional, la consejera ha informado de que estos presupuestos cuentan con una inversión adicional de unos 115 millones de euros, lo que va a permitir ampliar el número de plazas y continuar mejorando los equipamientos de los ciclos formativos.

Digitalización y modernización de las aulas
Por otro lado, Del Pozo ha explicado que se va a seguir avanzando en la transformación digital de la educación y en la modernización de las infraestructuras. Para ello se destinarán más de 210 millones de euros a la transformación digital de las aulas andaluzas. Esta apuesta económica va a permitir que se implanten más de 50.000 Aulas Digitales Interactivas, las llamadas ‘aulas del futuro’, que supondrán una inversión de 175 millones de euros; se dote de equipos a más de 1.400 centros para la formación del alumnado, con una inversión estimada de 32 millones de euros y otro millón de euros destinados a seguir impulsando la competencia digital de los docentes y estudiantes.
Respecto a las infraestructuras y equipamientos, en el 2023, según ha avanzado la consejera, la Agencia Pública Andaluza de Educación (APAE) cuenta con 248 millones de euros para dar un “importante impulso” a las casi 1.600 actuaciones que están en diferentes fases de ejecución.