El objetivo es evitar la contaminación de aguas superficiales y masas subterráneas por el efecto de las lluvias

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible recuerda a los productores andaluces que el día 1 de noviembre comienza el plazo de tres meses (hasta el 31 de enero del próximo año) en el que no está permitido utilizar lodos procedentes de depuradoras en suelos agrarios. El objetivo de la limitación temporal de esta práctica, coincidiendo con los meses con mayor probabilidad de precipitaciones, es limitar la posible contaminación de los cauces superficiales y las masas de agua subterráneas de Andalucía como consecuencia del lavado provocado por las lluvias en los montones de lodos depositados en el terreno.
Esta prohibición supone un importante avance en el control y transparencia en la gestión de los lodos procedentes de las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) para su aplicación en las explotaciones agrícolas, pero cuya entrada en vigor había sido pospuesta hasta agosto de 2021.
Además de esta cuestión, la norma establece también la obligatoriedad de tratar los lodos antes de su uso agrario, una condición que, sin embargo, no será de aplicación en Andalucía hasta agosto de 2022. Así lo establece la orden de la Consejería de Agricultura por la que se amplía en 12 meses el período transitorio
establecido inicialmente para esta exigencia y que da respuesta a la petición realizada por los productores de lodos.
Estos productores trasladaron al Gobierno andaluz que, a pesar del importante esfuerzo realizado por el sector, ha sido imposible adaptar todas las instalaciones y procesos necesarios en los tres años previstos inicialmente para estas labores. Por tanto, Andalucía no ha alcanzado aún la capacidad de tratamiento necesaria para procesar la totalidad del lodo que se obtiene en el territorio. Así se plasma tanto en las estimaciones proporcionadas por la Asociación de Saneamiento de Andalucía (ASA) a la Junta como en la encuesta telemática que ha realizado la propia Consejería de Agricultura, a través de la Dirección General de la Producción Agrícola y Ganadera, a las empresas andaluzas gestoras de lodos de depuradora.
Sin embargo, los datos recabados apuntan a que Andalucía sí podría contar con los recursos necesarios para responder a esta necesidad del sector agrícola a finales de verano del próximo año, ya que durante 2021 y 2022 está previsto que se sigan poniendo en funcionamiento nuevas instalaciones que se
sumarían a las que ya se encuentran en funcionamiento en la región.
Tal como establece la normativa, la aplicación directa de lodos no tratados a los suelos agrarios ha estado permitida durante el mes de octubre de 2021 y también será posible realizarla en el periodo comprendido entre el 1 de febrero y el 14 de agosto de 2022. A partir de esa fecha, únicamente se podrán aplicar lodos que hayan sido tratados según lo establecido en la orden que regula esta práctica, y se deberán respetar los tres meses de prohibición (de noviembre a enero, ambos meses incluidos) en años sucesivos.
Dada la gran variabilidad climática existente en el territorio andaluz, la Consejería de Agricultura no descarta la posibilidad de que puedan realizarse algunos ajustes temporales de los meses de no aplicación de los lodos. En caso de plantearse esta opción por parte de los agricultores, la delegación territorial correspondiente llevaría a cabo un estudio individualizado de la petición.