Cristina Piernagorda, alcaldesa de la localidad, hizo referencia al acto del homenaje a Francisco Núñez de Prado en el que se llevó a cabo la rotulación de la calle, justo donde se encuentra la almazara Núñez de Prado.
“Agrademos la iniciativa de la Cofradía Amigos del Olivo, quienes hicieron la propuesta, así como destaco la labor desarrollada por la corporación municipal, cuyos miembros no presentaron objeción ninguna. Nos agrada llevar a cabo este pequeño homenaje a este ilustre hijo de Baena, ilustre y excelente. Además, destaco la calidad humana de Francisco, educado, honesto y honrado, valores que tienden a escasear en la sociedad. Es necesario que este tipo de personas sirvan cómo referente a generaciones futuras. Por otra parte, profesionalmente, ha trabajado mucho por el reconocimiento del aceite baenense fuera de sus fronteras”, dijo Piernagorda.
Por su parte, Felipe Núñez de Prado, gerente de la almazara Núñez de Prado y hermano del homenajeado, describió el acto homenaje como “colofón a toda una carrera”: “toda la familia consideramos una satisfacción que se haya reconocido su figura”, dijo.
Además, hizo hincapié en su faceta de descubridor de la “agricultura ecológica”: “fue quien se percató de su potencial, así como del valor del aceite de oliva, un gran desconocido fuera de nuestras fronteras.” Para concluir, incidió en su labor, que continuará siendo “silenciosa y eficaz”, así como destacó el momento más significativo que, a su juicio, se ha vivido en la empresa, “el reconocimiento al sector del olivar con el encuentro de representantes europeos del aceite de oliva y los trámites llevados a cabo en la Almazara.”
Javier Alcalá, presidente de la DO Baena, definió a Núñez de Prado como “hombre exquisito en el trato, honesto y sencillo que supo contribuir en pro de su municipio”: “fue capaz de trasladar el nombre de Baena y de su aceite fuera de las fronteras.”
Además, destacó su faceta “romántica” como calificó a la “pasión” del homenajeado por el olivar baenense. Por otra parte, destacó su faceta protocolaria: “consiguió que se hablase del aceite de oliva de otra manera, ese gran desconocido, y lo convirtió en un producto saludable, nutricional, encargado de encerrar una cultura de siglos.”
El hijo de Francisco Núñez de Prado, Paco Núñez, agradeció la labor de todas aquellas personas involucradas en colaborar en el homenaje póstumo recibido por su padre al que calificó de “sencillo y honesto”: “me sentí contento y satisfecho cuando conocí la noticia del reconocimiento. Estoy completamente seguro de que mi padre se sentiría orgulloso de este reconocimiento.”
Para concluir, la presidenta de la Asociación “Amigos del Olivo” de Baena, Rosi Velasco, destacó el carácter entrañable del acto, pese a la brevedad del mismo, y recordó que la decisión de llevar a cabo dicho reconocimiento fue unánime por parte de los miembros de la cofradía: “tras el fallecimiento de Paco, iniciamos los trámites con el consistorio para llevar a cabo la rotulación. La decisión fue unánime por parte de los compañeros.”