Gálvez remarca las sinergias entre artesanía y turismo y su contribución a la generación de empleo

El artesano cordobés Benito Bravo Rodríguez participa este fin de semana en la Feria Internacional de Turismo, Fitur, exponiendo algunas de sus obras en su propio stands junto a otros siete artesanos y artesanas andaluces, dentro del Pabellón de Andalucía e identificados con la marca ‘Artesanía Hecha en Andalucía’.
“La presencia de este artesano cordobés en Fitur va a contribuir a difundir la calidad de la artesanía cordobesa entre los miles de visitantes de esta feria internacional”, ha destacado la delegada de Empleo, Empresa y Trabajo Autónomo,  Mª Dolores Gálvez, quien ha señalado “las importantes sinergias que existen entre la artesanía y el turismo y la contribución de la primera no sólo a generar empleo, mantener vivas tradiciones y oficios muy antiguos y fijar la población en el medio rural, sino también a mostrar Córdoba al mundo”.
Gálvez también ha recalcado que Fitur “es el escaparate idóneo para trasladar al mundo la marca ‘Artesanía hecha en Andalucía’, que identifica la actividad de las empresas artesanas, personas físicas o jurídicas de la Comunidad Autónoma de Andalucía, y acredita que el producto ha sido elaborado en un taller artesano inscrito en el Registro de Artesanía de Andalucía.

Acerca de Benito Bravo

Benito Bravo presenta en Fitur nuevos diseños en mesas con piezas únicas por su morfología y tipo de fabricación. También mesas de reuniones, encimeras de lavabo, y mesas en madera de olivo y resina epoxi. Además de sillería con nuevos diseños en madera de olivo.
Este artesano comenzó su trabajo como aprendiz a la edad de 16 años en la carpintería de su padre, el Maestro Artesano Lucas Bravo Delgado, que actualmente lo acompaña en el taller para completar la transición en el relevo generacional.
En el año 2019 crea su propia empresa absorbiendo la marca que creó su padre, Siolca, para avanzar en el desarrollo de la artesanía tanto en la investigación con otros materiales como en dar un nuevo diseño a los productos que se están demandando en el mercado, tanto en el aspecto visual como en el ergonómico y sin descuidar el acervo cultural de la artesanía que tan arraigada está en su localidad, Castro del Río (Córdoba). La empresa cuenta con siete trabajadores y la mayoría de productos que elaboran están hechos a medida.
Su objetivo principal es avanzar en el desarrollo de la artesanía tanto en la investigación con nuevos materiales como en la innovación en nuevos diseños a los productos que se exigen en el mercado cuidando aspectos como el visual, la ergonomía, la sostenibilidad y el medio ambiente.
Tiene otorgado desde el 2021 el uso del distintivo “Andalucía calidad artesanal” para 18 productos, entre ellos, mecedoras, sillones, mesas de tronco de olivo, encimeras de lavabo o cubiertos de madera entre otros. Este reconocimiento solamente lo poseen otros cuatro cordobeses de la provincia (el artesano de instrumentos musicales José Rodríguez, el elaborador de maquetas Rafael Aguilar, el artesano de la tornería Santiago Valverde y Carmen Benítez, diseñadora de Bujalance).