La iniciativa facilita a los participantes un acercamiento al mundo laboral durante un periodo de tres meses y una beca de 451 euros mensuales

El delegado de Empleo, Formación, Trabajo Autónomo, Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades, Ángel Herrador, ha presentado la puesta en marcha de una nueva edición de Programa de Experiencias Profesionales para el Empleo, EPES, en Córdoba. Le han acompañado en este acto responsables de las siete entidades que  desarrollan esta iniciativa en la provincia: los presidentes de las Mancomunidades Guadajoz-Campiña Este, Florentino Santos; Los Pedroches, Santiago Ruiz; y Guadiato Silvia Mellado; Fundación Don Bosco, Antonio Ruiz; CIC-Batá, Rafael Cantero; Fundecor, Rafael Linares; y CECO, M.ª José Zapatero.
Esta iniciativa se prorrogará durante dos años, hasta el 21 de noviembre de 2023. El programa tiene una dotación económica en la provincia superior a los 1,8 millones de euros (1.815.825€) y tal como ha explicado el delegado, “persigue favorecer la mejora de la empleabilidad de los participantes, que en muchos casos deben afrontar como principal reto dotarse de experiencia profesional para poder acceder a una ocupación”.
Herrador ha insistido en que con este programa “se financian las prácticas no laborales en empresas lo que va a permitir que 720 desempleados cordobeses se acerquen al mundo laboral, la mayoría de ellos por primera vez, favoreciendo la integración de las personas destinatarias en la estructura, normas y valores de una organización, permitiéndole el conocimiento del contexto en que se desarrolla su ocupación y un acercamiento a la cultura laboral”.
Esta convocatoria está destinada a personas con discapacidad, minorías étnicas y demandantes en riesgo de exclusión, y deberán estar inscritas como desempleadas en el Servicio Andaluz de Empleo y haber participado en un Itinerario Personalizado de Inserción del programa Andalucía Orienta y contar, como mínimo, con dos horas de atención individual.
El responsable territorial ha informado que la duración de las prácticas son de tres meses, “periodo en el que percibirán una beca de unos 451 euros, y se complementarán con un plan de refuerzo donde se organizarán talleres grupales ajustados a las necesidades de los participantes”.
En esta presentación también han participado dos entidades en representación de las siete participantes. Por parte de las mancomunidades, el encargado de hablar sobre este programa ha sido el presidente de Guadajoz-Campiña Este, Florentino Santos, quien ha incidido en que el desempleo “es una de las preocupaciones más importantes que debemos afrontar desde las administraciones públicas para combatir problemas estructurales como el despoblamiento y el reto demográfico asociado, o el incremento de la desigualdad y niveles de pobreza, todo ello agravado por la pandemia. Iniciativas como esta ayudan a combatirlo y ofrecer respuestas a desempleados y empresas”.
Por su parte, el responsable de la Fundación Don Bosco ha puesto el acento en los colectivos a los que va dirigido en esta edición, principalmente a las personas en riesgo de exclusión social que “tienen una difícil integración en el mercado laboral y se lamentan de que nadie les ofrezca una oportunidad laboral que rompa el ciclo de que no tengo oportunidades porque no tengo experiencia y no tengo experiencia porque no tengo oportunidades”. Asímimo, ha agradecido a la Junta la apuesta por estas iniciativas “que tienen que ver con la intermediación laboral y con facilitar experiencias becadas. Porque en situaciones de incertidumbre se hace necesario impulsar programas que generen oportunidades reales como el programa EPES”
Las prácticas se formalizarán mediante un convenio suscrito entre el Servicio Andaluz de Empleo, el centro de trabajo donde se realizan las prácticas y la entidad beneficiaria. Para poner en marcha esta iniciativa las entidades cordobesas han contratado, en el marco de estas subvenciones, a 9 técnicos que van a ser los encargados de planificar las prácticas y ofrecer los talleres grupales y tutorías de seguimiento individuales a las personas participantes en el programa.
La anterior convocatoria, que se desarrolló en 2019 y 2020, concluyó en el mes de diciembre pasado con casi mil personas desempleadas en prácticas laborales de las que 321 lograron un empleo (32% inserción).

Incentivo a la contratación indefinida de participantes EPES

Esta convocatoria cuenta como novedad con la posibilidad de que los beneficiarios, una vez finalicen las prácticas, puedan acceder a un incentivo a la contratación, ya que se ha aprobado una nueva ayuda destinada a favorecer su contratación indefinida.
El incentivo está dotado con una ayuda de 8.000 euros por cada nuevo contrato indefinido que se formalice, a jornada completa, con una persona que haya realizado las prácticas en su centro de trabajo. La cuantía se incrementará un 10% cuando la persona contratada sea mujer.
El delegado ha destaco, que con estos nuevos incentivos, “se pone en marcha, por primera vez, una ayuda que permite actuar en las distintas fases por las que atraviesan las personas desempleadas, desde la mejora de su empleabilidad hasta su incorporación al mercado laboral, con lo que potenciamos la eficacia de las políticas de empleo puestas en marcha”.
Del mismo modo, ha asegurado también Herrador, “se pretende motivar a las empresas a ofrecer practicas no laborales en sus empresas, poniendo a disposición de las entidades empleadoras un incentivo para contratar a trabajadores que ellos mismos han formado en sus entornos de trabajo