El Pleno por unanimidad ha aprobado la modificación de crédito con cargo a remantes líquidos de tesorería de 2019 para ayudar a comercios y pymes, con el objetivo de hacer frente a la crisis del Covid-19.

En la propuesta llevada a pleno se incluyen otras modificaciones presupuestarias que reforzarán actuaciones en caminos, gestión administrativa, seguridad o el mantenimiento del patrimonio local como es la reconstrucción de la casa de la ermita de la Virgen de la Salud.

El Pleno del Ayuntamiento en sesión telemática extraordinaria y urgente, celebrada ayer, ha aprobado por
unanimidad una modificación de crédito por importe de 100.000 euros que irá destinada a ayudar a los sectores más afectados por las nuevas medidas de limitación de horarios establecidas como consecuencia del estado de alarma decretado por la evolución de la crisis sanitaria de Covid-19.
El equipo de gobierno del Ayuntamiento ha llevado a Pleno esta modificación presupuestaria al considerar que, con estas medidas preventivas de restricción de actividad en distintos sectores y la reducción de movilidad de la ciudadanía, son numerosas las pymes y autónomos del municipio que se ven afectados por una situación que está siendo devastadora y que está provocando un importante perjuicio económico al tejido empresarial y al desarrollo local.
Dado que son varias las acciones que se están estudiando y, en algunos casos ejecutando, por parte de las distintas Administraciones Públicas, los Ayuntamientos “no podemos ser ajenos a esta difícil situación de nuestros vecinos, por lo que es importante y necesario adoptar medidas para mejorar la situación económica local y apoyar a comercios, autónomos y pequeñas empresas del municipio de cara a paliar los efectos económicos motivados por la pandemia del COVID-19”, asegura el alcalde de la localidad, Salvador Millán.

Medidas complementarias a las ya ejecutadas durante el 2020
Esta línea de ayudas, que de forma inminente va a poner en marcha el Ayuntamiento de Castro del Río, se canalizará a través de una convocatoria de ayudas por concurrencia competitiva, cuyas bases se publicarán en los próximos días, y vienen a complementar el esfuerzo en paralelo que, desde marzo, se está realizando desde el Ayuntamiento para mitigar los efectos negativos que la pandemia ha causado en la sociedad castreña. En este sentido, cabe destacar el Plan de emergencia social, dotado con 135.000€ para cubrir necesidades básicas de alimentación y suministros esenciales de familias en situación de especial vulnerabilidad; el plan de consumo local “Compra y Gana”, con una dotación de 8.000 euros; los convenios extraordinarios firmados con las entidades sociales Futuro Singular, Afayd, Aspemac y la Residencia de ancianos a los que se ha destinado casi 30.000 euros para aliviar el esfuerzo económico que han tenido que realizar para adaptarse a la situación provocada por el Covid-19; y la inversión realizada en material preventivo como las, aproximadamente, 50.000
mascarillas o la adquisición de 1.000 test para la realización de pruebas de detección de coronavirus entre distintos colectivos.
Con esta nueva propuesta el Ayuntamiento pretende poner en marcha un mecanismo resolutivo y ágil que otorgue liquidez a las empresas del municipio para contribuir a facilitar el cumplimiento de sus obligaciones empresariales, el mantenimiento de la actividad y empleo, y también a amortiguar la reducción drástica de ingresos. El equipo de gobierno, en voz del alcalde, Salvador Millán, señala la “necesidad de afrontar esta nueva realidad a la que nos enfrentamos, derivada de una crisis sin precedentes, que está teniendo y va a tener unos efectos demoledores. El objetivo este año es proteger el interés general de la ciudadanía de Castro del Río, dando soporte no solo a las personas con rentas más bajas, sino al tejido comercial y empresarial, generador del empleo y pilar del desarrollo económico local”.