El Ayuntamiento de Baena ha reducido el tiempo de pago a sus proveedores en un 14% en el año 2023, según los datos publicados por el Ministerio de Hacienda sobre el periodo medio de pago a proveedores de las administraciones públicas. Recudir en un 14% el periodo medio de  pago a sus proveedores supone para el Ayuntamiento de Baena pasar de una media de casi 42 días en diciembre de 2022 a un periodo medio de 36 días en diciembre de 2023.
Una reducción importante que, según el concejal de Presidencia del Ayuntamiento de Baena, José Andrés García, rompe una tendencia y “viene derivado de un sustancial esfuerzo que se ha realizado tanto por los órganos de gobierno como los servicios técnicos del Ayuntamiento para poder reconocer, validar, comprobar y pagar facturas que se encontraban paralizadas desde la anterior Corporación”. Se trata de manera especial de facturas correspondientes al suministro eléctrico, cerca de 500.000 euros de facturas pendientes “que han supuesto tanto avisos como cortes de suministro en el pasado verano”.
Del mismo modo, según informa García Malagón, “nos encontramos un gran número de facturas encargadas y no firmadas por el anterior equipo de gobierno, que han tenido que ser reconocidas por el pleno y que se han ido abonando en los últimos meses”. Explica que “la cantidad pendiente de pago que suponían estas facturas ascendía a 1,5 millones de euros, que estaban suponiendo un incremento del pago medio a proveedores y un lastre para el Ayuntamiento.”
Aunque el concejal de Presidencia reconoce que el Ayuntamiento aún no cumple con el periodo de pago medio establecido por ley, que es de 30 días, sí ha adelantado que “se están abonando las facturas que han sido reconocidas en el último pleno, que sumado a los contratos que se están regularizando, podemos decir que bajaremos del periodo legal en breve, pagando a nuestros proveedores en menos de 30 días tal y como marca la ley”.
El también concejal de Servicios concluye diciendo que “este es el resultado de un compromiso por un exhaustivo control de los procesos de contratación y compras del Ayuntamiento, cumpliendo con los preceptos legales, lo que a su vez supone poder validar las facturas con mayor agilidad y seguridad jurídica, y por lo tanto poder abonarlas más rápido”.