Luis Moreno, portavoz del grupo político IPORBA en la corporación municipal de Baena, hizo balance en Cancionero del año político concluido, 2021, del que destacó el retroceso sufrido “en todos los sentidos.” Además, hizo hincapié en el “bochorno político”, a su parecer, en el que se encuentra sumido el consistorio local:
“El año 2021 ha sido un año de retroceso en todos los sentidos. No se ha producido ninguna acción positiva en pro del futuro de la localidad. Lo único que hemos recibido y que, en consecuencia, puede beneficiar a la ciudadanía, es algún que otro dinero procedente de los Fondos Europeos. Además, he de destacar el “bochorno político”, motivado por el transfuguismo y por la incompetencia del pseudogobierno.”
Moreno destacó el caso particular de San Francisco, dónde se espera la pronta marcha de la orden religiosa allí residente, como “tema sin resolver debido a la incompetencia del equipo de gobierno”: “este año, previsiblemente, será igual o más bochornoso que el anterior. A modo de ejemplo, me consta que las distintas fuerzas políticas se han reunido para hablar sobre San Francisco y, a día de hoy, son incapaces de solucionar la permanencia de la orden residente, así como del propio templo y lo que supone, desde el punto de vista cultural y religioso, en el municipio. Si volviera a ser alcalde, el tema de San Francisco se hubiera resuelto hace tiempo.”
Además, hizo mención al documento, en el que actualmente se encuentra inmerso trabajando, con el fin de destacar, en palabras del entrevistado, “el desprecio al que se encuentra sometido el grupo político al que represento”: “actualmente, trabajo en un documento en el que pretendo plasmar el tratamiento que la alcaldía dispensa, especialmente a un grupo minoritario que ha tenido la sorpresa desagradable de contar con un tránsfuga entre sus filas. La señora alcaldesa debería saber que, en política, el hecho de que existan minorías no debe suponer el desprecio a estas.”
Entre los ejemplos expuesto que, según Moreno, “justifican los ninguneos de la señora alcaldesa”, destacó la presentación de un expediente, de responsabilidad patrimonial, al que, según el representante político “se ha hecho oídos sordos”: “presenté un expediente de responsabilidad patrimonial ya que los 50.000 euros que se le han pagado a un trabajador del ayuntamiento corresponden a personas que no han cumplido sentencias judiciales, así lo dice la ley: cuando una indemnización la ha realizado la administración, deberá exigirle a las personas que por dolo, culpa o negligencia grave tendrán que ser los responsables.”

“En Baena no existe regeneración política posible”
Sobre los motivos que llevan al entrevistado a ausentarse en buena parte de las sesiones plenarias, Moreno dijo: “los motivos que me conducen a ausentarme al término de las sesiones plenarias es mi avanzada edad. Además, no considero “temas de interés”, los tratados en buena parte de la sesión plenaria.”
Moreno consideró sus intervenciones y papel político como “crucial” ante “la grave situación en la que se encuentra el municipio”: “mi papel en los plenos es de denuncia ante la situación agravante en la que se encuentra la localidad. No considero que los temas, en los que me centro en las sesiones plenarias, se “remonten al pasado”, sino que trato de revisar expedientes que, a día de hoy, tienen su consecuente repercusión para la ciudadanía local.”
Aseguró la existencia de dos gobiernos locales: el calificado por Moreno como “pseudogobierno”, liderado por PP y Ciudadanos y del que, según el entrevistado, “forma parte el tránsfuga junto a PSOE e IU”: “en Baena existen dos gobiernos: el pseudogobierno de la alcaldía y el que se mantiene con el tránsfuga. Yo soy la oposición a ambos, la oposición a unos gobiernos que consideran que pertenezco al pasado y cuento con un “discurso desfasado.” Puede ser que pertenezca al pasado, pero los emisores de dicho mensaje no cuentan ni con pasado ni, se espera, con futuro.”
Además, hizo hincapié en la ausencia de motivos personales que le conduzcan a emitir los juicios realizados: “yo no miro al pasado con intereses personales. Cuando piensan que “les guardo rencor”, no piensan que acusarme de tal, es como “si al papa se le acusara de tener rencor a un monaguillo”: toda esta gente procede exclusivamente de la voluntad política que, en su momento, como líder del PSOE manifesté. Si no hubiera propuesto a muchos de ellos, a día de hoy no hubieran hecho “carrera política.”
El entrevistado aseguró que la candidatura que representa “es la única capaz de hacer frente a los problemas de Baena y Albendín, no basándose en el interés en “vivir de la política” como el resto: “el gobierno de la alcaldesa está de rodillas todavía ante el resto de partidos políticos que forman parte del gobierno. El único partido político que se centra en los intereses de Baena y Albendín es el que representa mi candidatura; el resto, en general, y el PP, liderado por la señora alcaldesa, únicamente se centran en “vivir” de la política.”
Destacó la “incapacidad” de Baena para regenerarse desde el punto de vista político: “en Baena no existe regeneración política posible: para ello, regresé a la política para buscar aquello que corresponde a Baena y que habían retraído de manera vergonzosa.”
Por otra parte, se mostró firme defensor del ideario político socialista pese a la existencia, entre sus filas de personas con “alta inclinación hacia la degeneración y corrupción política”: “me considero más socialista que todos los que actualmente dicen militar en el partido. Nunca apoyaré a un aparato de partido que ha mostrado degeneración y corrupción política. El sistema instaurado en Baena es vergonzoso para aquellos que consideramos a la social democracia como pilar del sistema de valores.”
En este sentido, aseguró “tener pruebas” de pérdida de altas cuantías de dinero por parte de la militante socialista María Jesús Serrano: “poseo pruebas que acusan a la exalcaldesa, María Jesús Serrano, de la pérdida de millones de euros en el consistorio local: por ello me hallo inmerso en múltiples querellas legales con la citada. Ella sabe que tengo la razón y que cualquier investigación que se realizara la haría abandonar la vida política “a la carrera.”
Insistió en el motivo en el que, a su parecer, causó la “ruptura de la armonía y democracia consistorial”: su compañero de filas, el concejal Alfonso Rojano Delgado: “yo no he perdido a mi compañero de partido; el decidió irse. El tránsfuga ha roto la armonía y democracia entendida como una expresión de la voluntad popular: con los votos de un sector de la población, ha pasado a apoyar a un sector de población centrado en las nóminas y el cobro. En consecuencia, ha favorecido a que la situación de Baena sea, cada día, más agónica.”
Para finalizar, aseguró que la única posibilidad de optar a la regeneración política local sería “a través de una nueva clase política, con ideas claras y rejuvenecida mentalmente.”