Juan Laguna Navarro, párroco de Santa María la Mayor y San Bartolomé, hizo referencia en Cancionero al acto llevado a cabo en la parroquia de San Bartolomé con motivo de la misa de acción de gracias por la beatificación de los mártires a causa de la persecución religiosa.
“Los actos celebrados, con el acompañamiento de la Banda de la Unión, fueron especiales. Se dio a conocer la vida de aquellos que no tuvieron miedo de anteponer la vida a Jesucristo. Se nombraron siete sacerdotes, una religiosa y un laico. Concretamente, los fallecidos en ejercicio del ministerio fueron dos sacerdotes y la hija del patrocinio de María. Tres fueron los que, siendo naturales de Baena, no estaban ejerciendo el ministerio aquí, aunque si, en algún momento de su vida, lo ejercieron en la localidad.”
Laguna destacó la figura de aquellos mártires que murieron en ejercicio del ministerio en la localidad: “hemos querido destacar aquellos que murieron en ejercicio del ministerio en la localidad. El hecho de recordar su vida es siempre positivo ya que la vida de los santos nos ayuda a vivir la nuestra con mayor espiritualidad.”
El acto, que transcurrió con el acompañamiento musical de la citada Banda de la Unión, dijo Laguna: “versó entorno al sitio donde tuvieron lugar las ejecuciones: el patio de la Iglesia de San Francisco. Unos murieron a causa de las heridas, en el caso de la religiosa y, otros, como los religiosos, fallecieron asesinados.”
Además, el párroco destacó la presencia de algunos familiares de los ya fallecidos: “me llamó la atención que acudieran a la cita, sin recibir invitación ante la premura, algunos familiares. A estos, se les cedió los primeros asientos. Destaca Juan Antonio Mora, familiar de Guillermo, Sacristán de la parroquia de San Bartolomé, quien está editando una obra conmemorativa sobre dichos hechos. Tuve la oportunidad de hablar, a posteriori, con él.”
Por otra parte, incidió en otros actos llevados a cabo con motivo de conmemorar la figura de los mártires: “en Castro, tuvo lugar la bendición de un cuadro y la celebración de una misa de acción de gracias entorno a este motivo. Con el tiempo, el resto de parroquias, sin lugar a duda, llevarán a cabo actos similares para destacar a estas figuras consagradas al ministerio.”