David Bazuelo, portavoz de IU en el consistorio, hizo referencia en Cancionero al posible cierre de la Residencia de los Ancianos Desamparados, edificio anexo a la Iglesia de San Francisco de la localidad.
“En relación a este asunto no se están haciendo muchas declaraciones públicas, entendíamos que este es un tema que trasciende de lo político, ideológico y partidista: “por parte de IU se está trabajando de la manera lo más respetuosa posible, los acuerdos deben tomarse por unanimidad por todos los grupos. Hace varias semanas, tuvimos reunión con los distintos grupos, con todos los técnicos: secretaria, intervención y asesores jurídicos para estudiar todos los procedimientos a llevar a cabo”, ha dicho Bazuelo
Además, incidió en la celebración de una reunión, con parte de los trabajadores donde se sacaron una serie de conclusiones: “tuvimos la oportunidad de celebrar una reunión con trabajadores y tomamos como decisión salir públicamente a explicar al pueblo cómo estaba la situación, cuáles eran las gestiones realizadas, qué se había pedido por parte de los abogados y los mismos ciudadanos nos pidieron que hiciéramos público todo lo planteado. Estamos a la espera de que el equipo de gobierno plantee esta rueda de prensa, que se haga de manera conjunta, y podamos informar a la ciudadanía de Baena y Albendín.”
Preguntado si hay alguna propuesta concreta y si ésta es viable, Bazuelo dijo que “sí”, sobre si se podría asegura que la residencia no se va a cerrar, apuntó que “no, no podemos asegurar eso”, argumentado que “no es una cuestión de dinero, sino de interés de la congregación que propone que le compremos el edificio”. En relación a lo que cuesta dijo “ese es el problema”
A la pregunta de si ¿piden mucho, cuesta mucho? Para la congregación “sí”, para los informes técnicos del ayuntamiento, “no” .Pero no es un problema de dinero: “por parte del ayuntamiento se harán todos los esfuerzos posibles, para salvar la actividad de la Residencia y los puestos de trabajo, pero para comprar un edificio vacío no, nosotros queremos salvar la actividad y los puestos de trabajo, si lo único que se nos propone es comprar un edificio vacío, no veo la urgencia”, asegurando no saber cuánto cuesta el edificio, y argumentando, que “por parte del ayuntamiento sí se pusieron los números encima de la mesa, pero por parte de los abogados de la congregación, el ayuntamiento no ha llegado a saber si eso vale dos, tres  o cuatro, no ha habido ninguna propuesta, es algo curioso, el Ayuntamiento no conoce las cifras exactas.”