Manuel Merino, recientemente jubilado sindicalista de CCOO, hizo referencia en Cancionero a sus inicios en el mundo sindical: “en los años 90 empecé a tomar contacto con el sindicato. Recuerdo con especial cariño mi etapa en el sindicato del campo, una época conflictiva en la que peleamos por avanzar en los convenios. En esos momentos, conseguimos un avance importante en la negociación colectiva. Sí es cierto que en aquella época había cierta capacidad de movilización y ganas de “sentarse” a discutir y hablar.”
Sobre la actualidad del movimiento sindicalista, Merino dijo “apreciar cambios respecto al pasado debido a una mayor inclusión en el mercado laboral”. Además, incidió en los cambios a los que el movimiento sindical ha debido adaptarse: “sí es cierto que, en determinados momentos, los sindicatos han presentado dificultades para adaptarse a los últimos tiempos, pero en su conjunto, creo que han sabido adaptarse a la actualidad y a su realidad.”
En palabras del sindicalista, “resulta fundamental la unidad de la clase trabajadora para solventar las discrepancias.” Por otra parte, valoró positivamente la labor desempeñada por el sindicato, “anteponiendo los intereses de los trabajadores a los propios para su defensa. El “sindicalismo dialogante y civilizador” es más necesario que nunca, más cuando existen circunstancias como las actuales.”