El sábado al mediodía llegará a la iglesia de Albendín la Virgen de Fátima desde su ermita del Puente de Piedra.
Estará todo el mes de mayo en la parroquia de Santa María. Luego regresará, pero sin desfile de carrozas, escolta de antorchas, ni romería y fiesta posterior de convivencia como viene siendo habitual.
Lo que se ahorre en esos festejos se destinaría, según la hermana mayor Pepi Heredia, a aligerar la andas de la pequeña imagen vestida.
El mismo día de Fátima, el jueves 13, le harán una misa de devoción.
“Tenemos muchas ganas de fiesta, pero hay que aguantarse que el año pasado no pudimos hacer nada”, añadió Heredia.