El gerente de Bodegas Jesús Nazareno de Baena, Francisco Pérez, comentó que su vino de siempre Fino Cancionero tiene una tradición de calidad basada en “una labor constante que  el público percibe como un gran vino, de los mejores de la zona”.
El sistema de reparto, además de la venta en la cooperativa, es por envases en partidas muy pequeñas, lo que supone una frescura en el producto.
“En Semana Santa, como empresa de restauración, aguantamos el tirón”, aseguró Pérez. Su oferta de esas fechas ha sido la habitual, desde el fino al joven de tinaja (antes de hormigón ahora de acero inoxidable).
La empresa baenense vuelve al certamen de los XXVII Premios Mezquita, con muestras presentadas a la cata del jurado el 15 de abril (de los vinos Cancionero, Castillo de Baena y su Pedro Ximénez) .
“Hay que superar esas pruebas, pero siempre nos premian”, dijo el gerente.